Living

Diez trucos para aguantar los tacones

tacones

Diez trucos para aguantar los tacones. ¿Quieres estrenar esos zapatos idealísimos de 12 centímetros pero tienes terror a que te hagan daño?

1) PONTE CALCETINES HÚMEDOS

Esos zapatos te van a hacer daño y lo sabes (que diría Julio Iglesias ;)) Bueno, pues lo primero de todo, póntelos antes en casa para ir dándoles un poco de forma. Pero sigue este consejo de Marta Alen, directora de Escape Madrid, centro especializado en el cuidado de pies y manos: Utiliza los primeros días calcetines de algodón humedecidos en agua caliente con las sandalias, eso hará que el calzado se vayan adaptando mejor a tus pies y dotándote de más seguridad para llevar con garbo y salero tanto tacón.

2) MÉTELOS EN EL CONGELADOR

Entre prueba y prueba con calcetines húmedos, llena dos bolsas de agua pequeñas (que sean herméticas) y colócalas dentro de los zapatos. A continuación, mételos en el congelador. Cuando el agua se haga sólida, con la forma del zapato, las bolsas crecerán en tamaño y eso hará ceder ligeramente el zapato.

3) PONLES PAPEL DE PERIÓDICO

Si te da un poco de miedo estropear los tacones, hay otra versión del truco anterior: Humedece papel de periódico, introdúcelo dentro de los tacones y déjalo secar.

La lata azul de Nivea, que no falte tampoco para esto.

La lata azul de Nivea, que no falte tampoco para esto.

4) ÚNTALOS CON CREMA HIDRATANTE

Utiliza tu crema hidratante del cuerpo o body milk, cuanto más untuosa mejor, y unta el interior de los zapatos o sandalias. El producto ablandará la piel y evitará rozaduras. No basta una vez. Tienes que repetirlo hasta que ya no te hagan daño. Este es el truco favorito de ModaesModa en estos diez trucos para aguantar los tacones (probado).

5) USA PLANTILLAS

Si pisamos sobre blando, iremos mucho más cómodas. No se trata de utilizar plantillas de las clásicas, que además con las sandalias y los zapatos de verano quedarían a la vista. Hay plantillas de silicona y almohadillas no solo en droguerías, sino también en lugares como Primark o tiendas como TopShop.

Un truco muy de andar por casa si no tienes otra opción es utilizar un salvaslip a modo de plantilla. Por raro que suene, funciona, porque evita que el resbale hacia delante.

6) COMPRA LA TALLA CORRECTA

A veces cometemos el error de coger el zapato un poquito más grande, pensando que evitaremos rozaduras, pero nada más lejos de la realidad. Lo único que conseguirás será que, con los tacones, el pie resbale hacia delante, con lo que el peso recaerá sobre los dedos, irás incomodísima (y tendrás más riesgo de que salgan rozaduras).

Salvelox Foot Care está indicado para rozaduras y molestias de los zapatos. Actúa con un material hidrocoloide que crea una almohadilla protectora que protege contra la presión y fricción y acelera la cicatrización. Además previene las rozaduras.

Compeed tiene una gama completísima para luchar contra las rozaduras, ampollas y demás desastres La recomendación 10 es la barrita que se lleva en el bolso para usar en cuanto se empiece a notar la rozadura.

Vaselina Gal, la de toda la vida, también vale para las rozaduras.

Vaselina Gal, la de toda la vida, también vale para las rozaduras.

7) USA Y ABUSA DE APÓSITOS Y VASELINA

Si ya no hay remedio y te has hecho una rozadura o una herida, cúbrela con apósitos especializados e intenta en lo posible no volver a utilizar el mismo calzado hasta que se curen, porque los pies es una zona muy delicada y la recaída puede ser peor. Cuando se te cure y te pongas de nuevo los tacones asesinos, unta la zona donde estaba la herida con un poco de vaselina clásica.

8) RALLA LA SUELA O PONLE LACA

Otro problema de los zapatos o las sandalias de tacón es que la suela nueva resbala, así que encima tenemos que ir haciendo malabares para sujetar bien el pie y no caernos. En las pasarelas de moda hacen dos trucos muy sencillos: Con mucho cuidado, ralla la suela con un cuchillo o rocíala con laca (o las dos cosas).

9) NO ESTÉS QUIETA

Vale, ya has seguido todos los pasos y llega la hora de la verdad: Aguantar los tacones durante horas. En ese caso, intenta no estar quieta. Si no puedes bailar, por lo menos muévete un poco y ve descargando el peso sobre uno y otro pie alternativamente. Si tienes que parar, intenta que el peso de tu cuerpo recaiga en lo posible en la zona de los tacones.

10) OPTA POR PLATAFORMAS O CUÑAS

Si aún así no soportas los tacones, recurra que las plataformas (menos las de Lady Gaga) y las cuñas) son dos opciones para elevar altura pero con el pie apoyado sobre mayor base.

Y TEN SIEMPRE LOS PIES MUY HIDRATADOS

Usar zapatos nuevo sobre unos pies secos favorecerá las rozaduras. Incorpora los pies a tu rutina de hidratación diaria.